De agravios y amor

Nueva ETAPA para esta nueva yo que hoy sonríe.

Hoy estrenamos “Mi agravio mudó mi ser” en un primer espacio pequeño, familiar pero con un gran equipo.

Crecerá, y se hará visible en escenarios a la altura de la propuesta, todo conlleva tiempo y paciencia. Me siento orgullosa de ellas y de ellos, me siento orgullosa de mí.

Estreno MI AGRAVIO después de haber vivido el agravio en mis propias carnes, de haber convivido con él.

¿Qué agravio? 

El de desaparecer día a día, ir mirando tus manos y que se borren como humo, de querer ser invisible pero buscar a la vez que te den un nombre para reconocerte. Convertirte en paradoja, vivir en la paradoja de mi género.

ERES SIN SER, NO ERES PORQUE NO TE VEN.

Hace más de un año, en un convento de clausura miraba pasar las aguas de un río y entre Heráclito y los patos salvajes me pregunté de pronto: Laura, ¿quién eres? No supe qué responder, yo, dueña temeraria de las palabras. 

Ahí comenzó este viaje. Como Leonor, mi protagonista saliendo de Sevilla, Laura salía de Burgos en busca de quién era, de quién es ahora ésta que escribe.

Desde entonces, he escrito, he amado y desamado, me he mirado al espejo cruzando al otro lado  en donde sola y desnuda, aún con cicatrices rojas en el cuerpo pronunciaba la palabra Soy. 

Nombrarme DRAMATURGA me ha hecho crecer. De alguna forma mis personajes: Leonor, Estela, Ribeta, Anne, Sylvia, Ted, Cristina, Marcela, Antonio, Camille, Gloria, Billie… han tomado mi cuerpo en el lugar de las ausencias llenándome de posibilidades, y las posibilidades son caminos para seguir viviendo. 

Decirme quién soy (hoy, ahora, no sé mañana) ha traído consigo a algunas personas confundidas que buscaron en mí sus propias respuestas. Pese al daño reconozco en ellas mi antiguo caos, y me alimentan.

 Darme un nombre da raíces, y da a la palabra el amor.

Por eso, quería que esta entrada fuera personal, porque lo personal es político y lo político amoroso. Porque por eso hago teatro, para reconocerme en mis compañer@s y en unos personajes tan llenos de luz que me guían a diario.

Leonor dice:

“Pájaros entre mis brazos

Abren conmigo las alas

¡Aliento para cantarlo!

Y queda en libertad mi alma.”

Y yo bailo con ella.

Y con VOSOTR@S MI AGRAVIO MUDÓ MI SER. Compañía de Creación Escénica. Fines de semana de mayo: Viernes 21.30/ Sábado 20.30/ Domingo 19

Metro Ventas. Reservas: produccion@ece-teatro.es