Hacia el ESTRENO

Cuando uno ama, debe mojarse.
Estrenamos MI AGRAVIO MUDÓ MI SER.
Amamos.

Quedan veinte horas y cuarenta y cinco minutos para el estreno oficial de “Mi agravio mudó mi ser” 

A medida que vayáis leyendo esta entrada quedará menos y menos tiempo. 

Y antes de que el público ocupe sus butacas y se prendan los focos, es mi deber y un honor escribir estas líneas. 

Ha sido hasta ahora, un viaje maravilloso.  Y no hemos llegado al final ni mucho menos.

Hoy he ido a la Sierra. He ido a perderme entre montañas y árboles, a quemarme con el sol y a escuchar a los pájaros como único sonido de fondo. Necesitaba belleza. 

Cuando asciendo cuesta arriba, con el calor, los insectos zumbando y mi poca pericia en escalada voy tan atenta a las piedras, a los charcos y a conservar el aliento que miro hacia delante, y hacia el suelo, hacia delante y hacia el suelo, para conservar la vida y mantener el objetivo. ¿Cuál? Llegar un poco más lejos.

Corono, me hago la foto de rigor, trago de agua y para abajo de nuevo. Me marco otro objetivo y hasta la próxima. Todo hermoso y regular.  

A veces descanso, o en un recodo del camino tengo que detenerme a sacar una piedra de mi bota. Y ahí está, esperando. Lleva a mi lado todo el sendero aunque estaba demasiado atenta a alcanzar la cima. El río. Suena con fuerza o amortiguado contra las ramas aunque nunca ha detenido su rumor. Brilla. Canta. Cambia.

Y decido, incumpliendo la legalidad, sentarme en un saliente de la orilla, e introducir lentamente, mis pies cansados de caminar. Ese instante, ese preciado, único, inexplicable instante formo parte del río y el río de mí. Nada más existe, salvo el correr de las aguas que bien podrían ser mis venas. 

“Mi agravio mudó mi ser” fue, ha sido y ES ese río, en donde las palabras de ELLAS (mujeres sabias y valientes) se unen a las mías e irán a resonar en vosotrxs para unirnos en pura experiencia. 

Y el instante, el tiempo detenido es ahora, como lo será mañana, como será vuestro también (más vuestro todavía) en la escena donde suceda. Ellas serán vosotrxs y vosotrxs ellas.

Cierro los ojos sin pensar mucho y siento AMOR. Amor por Óscar, por Paloma, por Julia, por Elena, por Álvaro, por Alba, por Yeray… por este equipo maravilloso y por cada ser que ha confiado en que el “Ser” tiene la capacidad de mudar. De des-agraviarse.

Siento amor por la Compañía de Creación Escénica sin postureo, ni afanes, amor ante su compromiso.  Sé que suena casi obsceno, pero la verdad suele serlo. 

El viaje continua. La palabra permanece en su fondo, pulida y única cada vez. La belleza que yo buscaba me ha encontrado.

“Mi agravio mudó mi ser” ES y SEGUIRÁ SIENDO.

¡GRACIAS!

 ESTRENO Jueves 7 de Julio/ Viernes 8 de Julio 20.15 Teatro Luchana. 

Información y reservas